¿Qué significa un crédito en la U?

Cuando entramos a la U comienzan a aparecer mil cosas nuevas, desde unidades académicas, oficinas para diferentes trámites y también conceptos que, la verdad, no sabemos bien qué significan.

Si te dijera que pasé todo mi bachillerato sin saber que era un crédito, ¿lo creerías? Pero, bueno es que eso no lo dicen en las charlas de inducción, y para que a ti no te pase lo mismo te vamos a explicar de qué se trata.

Cuando hablamos de créditos hay que tener presentes varios aspectos; qué relación tiene con la dificultad de un curso, con el costo que tendrás que pagar por él y cuál es la función o el sentido de trabajar con esa medida.

  • En primer lugar los créditos son una medida para los cursos, ¿cuántos créditos vale?, es una pregunta más que frecuente. La cantidad de créditos de un curso está relacionada con la dificultad del mismo y esta se relaciona también con el tiempo que debes invertir por cada materia. Así, un crédito equivale a 25 horas de estudio, dentro y fuera de la clase; o sea que si un curso vale tres créditos tendrás que invertir 75 horas en total. Entonces cuando te fijas en los créditos que vas a matricular ya te vas haciendo la idea de qué tan difícil será.
  • Otro aspecto súper importante para el bolsillo es el costo, porque en la U se paga de esta forma: un crédito equivale a cierta cantidad de dinero. Si llevas 9 o 10 créditos solo haces la multiplicación y eso tendrás que cancelar, más la matrícula, póliza de seguro, etc. Además, los créditos de grado normalmente son cuestan menos que los de posgrado, por eso de acuerdo con el grado y el título que vayas a obtener así cuesta el crédito; por eso los posgrados son más costosos que los grados.
  • El último aspecto es la universalización de esta medida. El crédito es un referente que permite equilibrar los programas de estudio de una misma carrera en distintas universidades y hasta en distintos países. Así si un estudiante quiere hacer un intercambio o un posgrado en otro país se revisa el plan de estudio y se equipara de acuerdo con los requisitos del centro de enseñanza. Por eso las carreras también tienen un límite de créditos distribuidos por materias y esta cantidad no es al azar; sino que se basa en los requerimientos que los entes reguladores determinan.

El Tratado de Boloña marcó un antes y un después en la educación académica universitaria, esto porque se buscó unificar necesidades y criterios sobre la educación superior. A partir de este momento se han hecho distintos comunicados con reformas actualizadas que tratan de equiparar las titulaciones de los países miembros.

Por eso, los créditos sirven como una manera de medir la calidad de las carreras para poder convalidar cursos o grados en otros países de Europa. Además, no solo hablamos de la situación del universitario sino también del graduado de alguna universidad latinoamericana que quiere ejercer en otro continente.

Comentarios:

Nuestro blog existe gracias a:
}