|

¿Piensas iniciar una maestría?

¿Has pensado que optar por una maestría puede ser una gran oportunidad para potenciar tu carrera y superarte profesional y personalmente? Sigue estos consejos para tomar la mejor decisión al respecto.

En la actualidad, es casi un requisito tener un posgrado para optar por los mejores puestos. Este es uno de los motivos principales por los que los profesionales deciden cursar una maestría. Si eres un profesional graduado o un estudiante a punto de culminar tu licenciatura, y te interesa estudiar una maestría, aquí te damos una lista de factores a tener en cuenta a la hora de elegirla.

• Relación de la maestría con tu profesión actual: Si eres licenciado y ya tienes algún tiempo de ejercer, debes pensar en cómo esa eventual maestría te ayudaría a mejorar en tu espacio laboral. Por ejemplo, si tienes un título en Finanzas, una Maestría en Banca y Finanzas sería, entonces, una buena forma de promocionar tu crecimiento profesional. Es mejor seguir tu línea profesional que cambiar drásticamente de área de estudio.

• Interés por el área de estudio: considera si realmente te gusta el área de estudio de tu posgrado y si tienes la vocación y el interés para invertir dos o tres años más de tu vida en esa especialidad. La sed de investigación también es importante para quien decida aventurarse en una maestría. Ten en cuenta esto: ya no se trata de aprender todo lo que se ha dicho sobre tu área de estudio; ahora también es necesario que hagas tus propios aportes como investigador.

• Becas y opciones en el extranjero: especializarse en el extranjero es, para algunos, una fantasía inalcanzable. Sin embargo, en muchas universidades existen convenios con otras del exterior. Estos convenios incluyen, muchas veces, opciones de becas para los estudiantes. Los procesos cambian de un centro de estudio a otro, así que si esta idea te llama la atención, te sugerimos que pidas información en tu universidad, para que averigües qué posibilidades te ofrecen para continuar tus estudios en el extranjero.

Una maestría no deja de ser una inversión de tiempo y dinero, por lo tanto, es importante que la elijas sabiamente, y que, como en toda buena inversión, pienses en los beneficios y en los contras que te puede generar en el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.