¡Claro que puedes tener pasatiempos en la Universidad!

Porque la vida no solo es estudiar, sí podemos tener pasatiempos aunque estemos en la universidad. ¿Cuáles se te ocurren? Mira las recomendaciones que traemos hoy para que inviertas tu tiempo libre.

Muchas veces pensamos en invertir el tiempo, no en gastarlo; por eso siempre pensamos en productividad. Los pasatiempos no son pérdida, son inversión, porque podemos aprender de otras formas tan divertidas y amenas que ni pensamos que lo estamos haciendo.

El cuerpo necesita relajarse, moverse y activarse. La mente necesita despejarse, agilizarse y ejercitarse. Todo se puede al mismo tiempo cuando haces alguna actividad que te gusta y que te saca de lo cotidiano.

Pasatiempos:

  • Clases de…: de lo que sea. Aprender algún oficio puede ser un pasatiempo para personas como tú. Todos tenemos ganas de aprender a hacer algo y cuando nos atrevemos a empezar por lo que queremos ese tiempo se convierte en diversión. ¿Te suenan clases de baile, cocina, tenis…?
  • Leer: para los amantes de la lectura este es sin duda el mejor de todos. Un libro en tu mochila, o una tableta electrónica serán los mejores aliados para dedicar un momento para ti y disfrutar de lo que te gusta. Además son lo que necesitas cuando estás en un lugar súper aburrido o cuando quieres echar un vistazo por otros mundos.
  • Clubes: suena rarísimo cuando creemos que los clubes son asociaciones cerradas. Lejos de esta idea te proponemos los clubes enfocados en la interacción y el aprendizaje. La ventaja de estos espacios es que puedes asistir a alguno que trate temas de interés y que no están precisamente centrados en tu carrera.
  • Deporte: hay muchas opciones de deportes que podrías practicar. Desde ajedrez, natación y hasta uno muy común como el fútbol. Todo depende de tus gustos y del tiempo disponible. La importancia de practicar deporte es que nos vitaliza, nos hace sentir felices y llenos de energía.
  • Descansar: ¿desde cuándo descansar es un pasatiempo? Desde que encuentras una actividad que te permite hacerlo. Por ejemplo, escuchar música tranquilamente en tu casa o salir a caminar sin prisas ni limitaciones de tiempo. No solo descansa el cuerpo, la menta también lo hace. Y si quieres dedicar una media hora para dormir, ¡perfecto!
  • Jugar: si alguna vez pasaste horas jugando Jenga, dominó, naipe u otros juegos, entonces estarás de acuerdo en que es una buena forma de divertirte y relajarte. Cuando juegas te ríes, te emocionas, interactúas con otros y además se te olvidan las tareas estresantes por un momento. Después de esto te sentirás como nuevo. De seguro tus amigos o familiares también querrán.
  • Pasear: esta es una forma de conocer y aprender muchísimo. Un paseo no es solo un viaje largo a la playa. Puede ser un recorrido por alguna ciudad cercana, ir a un lugar nuevo, un café o un museo. ¿Te suena la idea?

El tiempo es una de las cosas más valiosas que tenemos, aprovecharlo es la mejor decisión que podemos tomar. Porque cada minuto cuenta.

Date la oportunidad de disfrutar la vida y de sacar tiempo para ti, para hacer lo que te gusta.

Atribución de crédito de la foto: canbedone / Shutterstock.com

Comentarios:

Nuestro blog existe gracias a:
}