Meditación: ejercicios que te ayudan a controlar el estrés

¿Ya respiraste hoy? Obvio, pero, ¿ya te diste cuenta de que estás respirando? Ser consciente de tu cuerpo y conocerlo te ayuda a controlar el estrés. Mira algunos ejercicios que podrían disminuir este síntoma de una vida agitada.

Ya sabemos que nos estresamos, así como nos resfriamos; pero, ¿cómo combatir el estrés si no venden pastillas que lo quiten tan fácilmente?

  • Meditación: esta es una técnica ancestral practicada por diferentes culturas, principalmente orientales. En muchas de ellas es un estilo de vida que busca controlar la energía y neutralizarla, pacificar nuestro ser interior y así vivir tranquilamente, sin problemas de salud, y además muchos años.

El estrés es un hecho de la vida, no lo conviertas en tu estilo de vida.

Estos son algunos ejercicios para que intentes reducir los índices de estrés y vivas más feliz.

  1. Estírate: el cuerpo necesita relajarse desde la mañana, por eso estirar tus piernas, brazos y espalda te ayudará a empezar con energía. Puedes sentarte con los pies estirados sobre la cama y bajar tu tronco y brazos hasta tocar la punta de los dedos. Antes de levantarte cierra los ojos y respira profundamente para neutralizar tus energías y que tu día empiece en equilibrio.
  2. Relájate: si te sientes sumamente estresado entonces intenta respirar profundo y cerrar fuertemente los puños, sostén el aire por unos segundos y después suéltalo lentamente mientras vas abriendo tus manos. Repítelo varias veces si es necesario, esto ayuda a que dejes de pensar en lo que te produce el estrés por un momento.
  3. Visualízate: siéntate en algún lugar cómodo con la espalda recta y las piernas cruzadas y cierra los ojos. Piensa en cómo andas ese día y cómo te ves, como si tuvieras un espejo al frente, imagínate desde tu cabello hasta tus pies, ropa y todo lo que llevas. Puedes hacerlo imaginando que te miras de lado o desde arriba. Eso te enfocará en algo totalmente diferente.
  4. Afloja: muchas veces nuestro cuerpo se tensa, cuando te sientas así entonces busca un lugar cómodo donde acostarte y contrae tu cuerpo por unos segundos. Primero, contrae tus piernas, sostiene y suelta; después tus brazos, sostiene y suelta; así con los dedos y la espalda. La acción de contraer y soltar produce un efecto de relajación y así te aflojas.
  5. Focalízate: cuando tengas mil cosas que hacer y andes con presión, busca un punto de referencia y míralo fijamente, no apartes la mirada de ese punto y concéntrate en él hasta que todo lo que está alrededor desaparezca.

Si lo que quieres es mantener el hábito de practicar algún ejercicio entonces te recomendamos el yoga. Primero debes buscar un lugar donde te asesoren para que todo vaya bien y empezar con las posiciones básicas hasta que te conviertas en todo un experto.

Estos ejercicios, como cualquier otro, te desconectan de todas las preocupaciones y por eso logras relajarte, pero además, el estado de relajación perdura porque tu mente se limpia de preocupaciones y logras afrontar las vicisitudes diarias con más calma.

Comentarios:

Nuestro blog existe gracias a:
}