¿Estudiar y/o trabajar?

Cada día son más los jóvenes que deciden empezar a trabajar al mismo tiempo que están llevando sus estudios.

Sea por un tema económico, para poder costearse la carrera o para adquirir experiencia en el mundo laboral, lo cierto es que estudiar y trabajar a la vez se ha convertido en un nuevo estilo de vida.

Aunque no siempre los primeros empleos tienen relación directa con el área profesional elegida, muchos jóvenes tienen claro que hay algunas destrezas, como la capacidad de trabajar en equipo o el manejo de la presión en un ambiente de trabajo, que les serán de mucha utilidad y les darán ventaja a la hora de concursar por mejores oportunidades en el futuro.

¿Cómo sobrevivir sin morir en el intento?

Ante la gran responsabilidad que implica trabajar y estudiar a la vez, lo primero que hay que tener claro es, que aunque es muy demandante, sí es posible. Solo hay que organizarse, en vez de preocuparse.

Conocé todo sobre las carreras y universidades en el país a un solo click: universidades.pa

Las personas que logran con éxito, llevar sus carreras al tiempo que están cumpliendo con un compromiso laboral, no son las más inteligentes ni las que han tenido siempre los mejores promedios, son las que logran manejar mejor el tiempo del que disponen, de acuerdo a la definición de prioridades y a la fijación de metas y objetivos.

Prioridades y Objetivos

Los expertos que han estudiado grupos de jóvenes que dividen sus vidas entre el trabajo y el estudio, coinciden, en que lo primero que se recomienda es establecer claramente cuáles son las prioridades y cuáles son los objetivos que quieren cumplirse en cada una de los roles.

Por ejemplo, no es lo mismo completar una carrera en tres años cursando cuatrimestres o semestres completos, con todas las materias que cada bloque incluye, que sacar una carrera llevando dos materias por bloque, independientemente del tiempo que se tarde.

Por otro lado, si para nosotros es más importante o necesario el ingreso económico y la experiencia laboral, entonces la asignación de tiempos que hagamos debe responder a esa meta.

Nuestra realidad de vida, nuestra situación familiar y las posibilidades que tenemos tanto económicas como intelectuales, son factores que debemos tener muy claros a la hora de trazar el plan que vamos a seguir para cumplir nuestros objetivos.

Algunos Consejos

  • Hacer Horarios: Debe asignarse el tiempo que se le va a dedicar a cada cosa para que la mente esté organizada y clara. Esto evita que se genere un estrés innecesario pensando en la sobrecarga de tareas.
  • Reservar tiempo para relajarse: Las sobrecargas de estudio y trabajo solo logran desmejorar la salud y el rendimiento académico, de modo que es importante guardar espacios para compartir con la familia, con los amigos o para hacer alguna actividad fí
  • Hacer ejercicio: Una de las cosas más básicas que lograrán ayudarnos a rendir mejor, es cuidar nuestra salud. Si no tenemos mucho tiempo para hacer largas rutinas de ejercicios o ir al gimnasio, una caminata de 15 a 20 minutos, nos puede dejar como nuevos, además de que nos oxigena el cerebro y nos despeja la mente.
  • Establecer límites: Debemos ser muy honestos y muy realistas a la hora de asumir un compromiso como este. Entre más aterrizado y real sea nuestro plan, manejaremos mejor no solo el estrés, sino también los niveles de frustración que a veces genera no poder salir con todo al mismo tiempo.

Comentarios:

Nuestro blog existe gracias a:
}