|

El año sabático o gap year: un descanso de la Universidad

| Sin categoría

Que no sepas qué estudiar cuando salgas del colegio, la necesidad de hacer una pausa entre el cole y el inicio de una carrera o ese descanso necesario de la universidad son razones de peso para decidirte a tomar un año -o al menos un cuatrimestre- sabático.

Si a pesar de toda la información que recibes de las universidades que asisten a tu cole, o si has ido a ferias vocacionales, si has hecho algún test de orientación o personalidad vocacional y todavía no te has decidido, no desesperes. Tomar una decisión como elegir una carrera universitaria es algo que no puedes tomar a la ligera, que requiere tiempo de investigación, valorar tus opciones y consultar tanto como puedas.

Mientras tomas esa decisión tan importante, puedes tomarte el tiempo para hacer otras actividades donde puedas aprender mucho, ahorrar dinero para pagar la carrera y resetearte para arrancar con ganas la universidad.

Un año sabático

Si has decidido que no vas a entrar a la universidad el próximo año porque no estás seguro de qué estudiar, estás replanteándote si cambiar de carrera o te sientes muy cansado después de haber terminado el cole, tomar un cuatrimestre o un año “sabático” o libre es una opción muy válida.


📌Un año sabático suele ser un descanso de un año antes o después de la universidad, durante el cual los estudiantes participan en diversas actividades educativas y de desarrollo, como viajes o algún tipo de trabajo regular.📌 

Fuente: Wikipedia

Eso sí, no se trata de desperdiciarlo haciendo nada, sino más bien de sacarle provecho. Estas son algunas recomendaciones que puedes hacer durante ese periodo fuera de la universidad:


Llevar un curso intensivo de idiomas. Aprender o perfeccionar un segundo o tercer idioma es nuestra principal recomendación. Dale valor a tu curriculum mejorando tu nivel de inglés -que ahora es imprescindible para hacerte con mejores oportunidades laborales-. Puedes optar por cursos en instituciones de idiomas privadas, o en las mismas universidades se ofrecen cursos de nivelación o técnicos que puedes aprovechar.

Voluntariado. Involucrarte en programas de desarrollo social en tu comunidad, en grupos de conservación ambiental, o ser pasante en ferias, festivales y otros proyectos culturales son opciones que además de ser enriquecedoras y que te permiten conocer mucha gente, te van a dejar la satisfacción de ayudar a otros.

Cursos en línea. Además de poder llevarlos desde tu casa y a tu ritmo, muchos son gratuitos y existen infinidad de cursos de todo tipo y con duraciones que van desde algunas horas hasta varias semanas. Sácale provecho a aquellos donde además te den una certificación para darle mayor valor a tu curriculum.

¡A mochilear! Nada más enriquecedor que tomar tu maleta e irte a explorar el mundo. Ya sea a un lugar cercano, por unos días o si decides irte hasta donde te lleve el viento, viajar y salir a conocer nuevos lugares, culturas, idiomas y experiencias de vida es algo que debes hacer por lo menos una vez en tu vida. Como todo backpacker preparado, toma las precauciones necesarias de seguridad, gasta poco, explora mucho, aprende y enseña con quienes tengas la oportunidad de compartir tus viajes y regresa transformado para continuar tu carrera.

Sea cual sea el o los planes que hagas, recuerda que la formación académica universitaria es necesaria para optar por una mejor oportunidad laboral, para crecer como profesional y -eventualmente- graduarte y empezar una nueva aventura de vida, recordando todo lo que lograste en ese año sabático, lo que te dejaron los años en la universidad ¡y todo lo que está por venir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.